Se jugó el clásico más antiguo del futbol argentino: River- Racing. El historial entre ambos equipos no es determinante pero marca tendencia, los Millonarios ganaron 95 veces contra 54 de La Academia. La Reserva se jugó por la mañana y estampó un anticipo, los de Núñez vencieron a los de Avellaneda por 4 a 0.

El local manejó un dominio abrumador ante el puntero del campeonato desde la cuarta fecha de la Superliga.

El planteamiento que realizó Gallardo asfixió en todos los sectores del campo al conjunto de Coudet que lo dejó totalmente desorientado. Los rendimientos de los jugadores de los diferentes planteles fueron absolutamente antagónicos.

Por un lado, los de la Banda, exhibía precisión, buena defensa y mejor ataque, cambio de ritmo y sorpresa; el puntero todo lo contrario, de un bajo nivel en todas sus líneas, se mostraban enemistados con la pelota, sin ideas y perdidos en la cancha.

Para colmo Juan Fernando Quintero anotó un golazo de tiro libre histórico, el balón ingresó limpio por el ángulo superior izquierdo. Fue el octavo que convirtió. Después perdieron de aumentar el marcador Lucas Pratto y Rafael Borré, que si hubiese tenido mejor puntería hubiera metido tres tantos más.

El mejor hombre del partido, Milton Casco, puso cifras definitivas: 2 a 0. Es oportuno destacar que el resultado fue mentiroso porque por lo que vimos en el campo de juego River brindó una lección de fútbol y merecía triunfar por un resultado mucho más abultado.

DEPO lo consultó al “Pato” Ubaldo Fillol, que estuvo de arquero en La Academia en dos ciclos, en 1988 obtuvo la Copa Sudamericana y expresó: “Le tengo mucha confianza a el Chacho Coudet, hoy River fue muy superior y, de alguna manera le complicó ganar el campeonato. La suerte le ayudó que Boca no venció a Belgrano de Córdoba porque se hubiese acercado peligrosamente. Hoy juega el segundo, Defensa y Justicia contra Argentinos Juniors, que también se juega la permanencia. Mi pálpito es que el campeón es Racing, tiene un gran equipo y todavía falta. Por ahora son punteros.”

Sin duda esta derrota le puso más pimienta al torneo. A Racing Club le falta enfrentarse con: Godoy Cruz, Independiente, Estudiantes de La Plata, Belgrano de Córdoba, Tigre y Defensa y Justica, de local.

Este domingo en el Monumental recibió un cachetazo, el técnico racinguista como declaró que se siente responsable de la derrota, tendrá que ordenar, planificar y diseñar una estrategia de juego competitivo y con mayor eficiencia. Solucionar los problemas internos, como lo sucedido con el ingreso del delantero Ricardo Centurión, son actitudes que perjudican al grupo. Debemos recordar que no se vive celebrando victorias, sino superando derrotas…

Comentarios