San Lorenzo no tiene paz. Cuando parecía que el triunfo conseguido el lunes por la noche en Santiago de Estero ante Centra Córdoba, el primero en la Liga Profesional, traía aires de paz y tranquilidad, en las horas siguientes se dio a conocer una noticia que no cayó nada bien en el club de Boedo. ¿Qué sucedió?

Los defensores Gino Peruzzi y Alejandro Donatti intimaron a San Lorenzo por un monto cercano a los dos millones de dólares a través de Futbolista Argentinos Agremiados (FAA).

Peruzzi y Donatti quieren cobrar lo que el club de Boedo les debe.

De esta manera, el Ciclón, que atraviesa un duro momento económico y una importante crisis dirigencial, no podrá incorporar en el próximo mercado de pases si no abona la deuda. Además, ambos jugadores saldrán con el pase en su poder este 30 de junio.

Por otro lado, San Lorenzo se sigue moviendo en el mercado de pases. En relación a los nuevos nombres para Rubén Darío Insúa se llegó a un acuerdo verbal por el delantero Gonzalo Maroni, que firmará por 18 meses en su préstamo desde Boca.

Los otros dos apuntados son el uruguayo Gabriel Neves, de Sao Paulo de Brasil, que también suena en Independiente y el delantero Pablo Magnín, con contrato hasta el 31 de diciembre con Tigre.

Comentarios