Con el objetivo de despegarse de los últimos puestos del campeonato, San Lorenzo visitó a San Martín de Tucumán, el primer equipo en descender en el torneo, en el inicio de la última fecha de la Superliga. El equipo de Jorge Almirón llegó al Jardín de la República con un presente negro, anteúltimo en la tabla de posiciones y solo pensando en la Copa Libertadores, torneo en el que está puntero, invicto y viene de derrotar a Palmeiras (el próximo martes jugará en el Nuevo Gasómetro contra Melgar, por la cuarta fecha del grupo F). Y a la espera la resolución del fallo que le impuso la Superliga (al Ciclón le descontarán seis puntos al final del torneo), el Cuervo, al igual que el Santo tucumano, cerró un mal torneo con un aburrido 0-0.

Al principio del encuentro, San Lorenzo no la pasó bien en Tucumán. Fue levemente superado por el equipo de Ricardo Caruso Lombardi (quien no dirigirá al equipo en la Primera B Nacional, ya que el mandamás del Ciruja, Roberto Sagra, dijo que buscará algún técnico experimentado en esa categoría) en el juego, y el Cuervo hasta tuvo un guiño del árbitro Dóvalo, que se comió un patadón de Gabriel Rojas a Petryk dentro del área. Luego del penal no cobrado, el Ciclón se asentó en el terreno de juego y el partido se hizo friccionado, con pocas llegadas. El equipo de Jorge Almirón monopolizó el control de la pelota, y su juego mejoraba cuando la pelota pasaba por el Perrito Barrios. En los últimos minutos de esta etapa, la visita mostró su mejor versión, y a los 43 minutos casi abre el marcador a través de Poblete, quien remató apenas desviado.

Comenzó mejor San Lorenzo en el segundo tiempo. Y a los nueve minutos, tuvo una situación clara: Barrios se escapó por izquierda, con caño incluído, y habilitó a Rentería, cuyo remate fue tapado por Fernández. Luego, el partido estuvo demorado cinco minutos (desde los 21 hasta los 26), ya que los hinchas locales, al grito de "vamos a volver..." se subieron al alambrado y tiraron bengalas al campo de juego. Tras el festejo, la visita se mostró mejor y tuvo en los pies de Botta la apertura del marcador, pero su remate pasó cerca del poste izquierdo de Fernández. Los minutos fueron trascurriendo, el marcador no se modificó y Dóvalo se apiadó de todos al marcar el final del partido.

Comentarios