Una familia de hinchas de Gimnasia viajaba en camioneta, rumbo a Mendoza, para ver la final de Copa Argentina entre el Lobo y Central. Pero cuando llegaron al kilómetro 471 de la ruta 7, se les fundió el motor de la camioneta y quedaron varados a la vera del camino.

Inmediatamente, los triperos comenzaron a dejar mensajes a través de twitter para saber si alguien podía llevarlos hasta la cancha.

"Estamos varados en ruta 7 km 471, se fundió la camioneta", escribió Ignacio, el hijo mayor de la familia, desesperado, buscando ayuda. 

Pero al no recibir respuestas, el grupo de fanáticos debieron emprender el regreso a La Plata ya que no llegaban a estar a la hora del partido.

"No llegamos. Estamos pegando la vuelta. Me quiero morir. No puedo ni hablar", lanzó destrozado el joven platense en diálogo con la web 0221.com.ar.

"Faltaban cinco horas y estábamos a 650 kilómetros. Estamos volviendo con mi hermana a Retiro, en bondi; y mi viejo está en camino a Mar del Plata con una grúa", contó Ignacio que, junto a su padre y hermana se perdieron de estar en la gran final.

"Para colmo el micro tarda dos horas más y no llegamos ni a verlo, te juro que no caigo", concluyó diciendo el joven tripero..

Comentarios