La disputa de la final de la Copa Libertadores entre River y Boca generó una catarata de novedades. Primero fue que los hinchas visitantes podrán asistir luego de que los organismos de seguridad, tanto de Nación como de la Capital Federal, se pusieran de acuerdo en el operativo policial. Y segundo, las consecuencias que traería a la Superliga.

Jara-Borré, un duelo que se repetirá por la Libertadores (Hernán Nersesian -diario Crónica-).

Es que desde el organismo que preside Mariano Elizondo no quieren saber nada con que el certamen de Conmebol y le hizo saber a Claudio Tapia su disconformidad. En ese sentido, el torneo doméstico analiza suspender las dos fechas en las que haya acción por la Copa, por lo que no habría fútbol nacional por tres semanas (contando la fecha FIFA, donde Argentina se medirá contra México en Córdoba y en Mendoza).

Comentarios