En los últimos tiempos por el club de la Ribera, se vienen rumoreando diferentes ventas para mitad de año. Entre los nombrados: Nahitan Nández, Esteban Andrada, Cristian Pavón y Darío Benedetto.

El Pipa se quedaría hasta diciembre. Foto: Pablo Villán

Pero en el caso del goleador, según argumentan, dijo que se quedará hasta diciembre, a pesar de que lo quiere la Roma de Italia. Porque la cuestión ya no pasa por más o menos plata que le pueda pagar Boca, o que pueda ganar en Europa, si no que para el Pipa también hay una cuestión de crecimiento profesional. Y si aparece alguna chance importante, no la quiere desaprovechar.

En todo este revuelo de rumores, Nicolás Burdisso sabe que el club quiere desprenderse de uno de los delanteros que tiene (Pavón o Benedetto), y que si bien pueden sacar una buena cifra por alguno de estos dos, van a ir a buscar un reemplazante que no necesariamente tenga la misma jerarquía que aquel que se fue. La idea de la dirigencia es apostar por algún nombre no tan conocido o con poco recorrido aún.

Burdisso lo sabe. En estos días que restan para la apertura del libro de pases, un central, un volante por la izquierda y ahora también un delantero, serán las prioridades para Boca, pensando en lo que resta de la Copa Libertadores de América.

De todas formas, hasta junio van a pasar muchas cosas que van a decidir otras más. Esta mitad de año podría ser una "segunda" limpieza tras la primera por haber perdido con River en España.

Hoy Boca tiene que disputar muchas cosas: la Recopa; la Copa de la Superliga, y además saber si clasificará o no a los octavos de la Libertadores. Tras estos resultados, se tomarán decisiones.

Comentarios