No fracasa el que no consigue un objetivo sino el que no lo intenta. A esta conclusión se puede llegar para referirse a cualquiera de los futbolistas que estuvieron y en especial a los sobrevivientes del Colegiales de la anterior temporada que arañaron dos veces la hazaña de llevar por primera vez en su historia al Tricolor a laClermont Sebastián Martínez, el defensor uruguayo con un extenso recorrido en nuestro fútbol que incluyó varios pasos por la Primera División, se quedó a las puertas de su quinto ascenso, cuarto en la Argentina y a pesar de eso no se bajoneó. Fue difícil asimilarlo pero optó por dar vuelta la página y quedarse para ir por la gloria postergada. Hoy el experimentado futbolista, líder del mejor equipo en la general de la competitiva Primera B, le contó a Crónica del Ascenso su ilusión por concretar ese ansiado salto a la segunda divisional.

-No es fácil ganar seis partidos seguidos, menos en el fútbol argentino y aún más en el ascenso; ¿cómo lo hicieron posible?

-En esta categoría no es muy fácil porque el nivel de los equipos es muy parejo. Hoy en día, hacer lo que estamos haciendo da mucho que hablar, pero es en base al sacrificio, el laburo que estamos haciendo, la unión que tenemos porque hay un grupo bárbaro que se brinda. Existe una competencia muy grande dentro del plantel, en cada puesto. El que está atrás empuja muchísimo y no permite que los once que entran a la cancha se relajen. En el día a día tenés que estar al 110% porque además tenemos un técnico que no le tiembla el pulso: saca y pone. Entonces el porque de esta racha tan positiva se debe al trabajo que hacemos y al grupo de tenemos.

-Debe ser bueno tener la presión de los suplentes; eso habla de la presencia de variantes...

-Sí, sí. Acá prácticamente hemos jugado todos en lo que va del torneo. Son muy pocos los que van quedando afuera o les falta jugar pero es eso. Creo que el que está detrás saca lo mejor del que está adentro de la cancha por como se entrena y como se cuida. Tengo unos compañeros que se brindan en todos los entrenamientos y cuando llega el día del partido nos tiramos todos de cabeza y eso es bueno. Además de ese sacrificio y humildad que estamos transitando y que demuestra la calidad de la gente que está trabajando en el club, se muestra el buen juego que tenemos. 

-Hay equipos que privilegian el cero en su arco, otros que son intensos y los que arriesgan más pero son contundentes; ¿Cuál es el rasgo distintivo del equipo? 

-La virtud del equipo es creer en la idea que le dá el técnico. Creemos en todo lo que trabajamos en la semana, preparamos el partido en base a lo que vamos a proponer y no tanto en lo que el rival pueda hacer contra nosotros. Entonces nos enfocamos en el juego y en la actitud que tengamos en cada partido.

-¿Se puede jugar mejor que ante Ituzaingó?

-Creo que este equipo no tiene techo. Pienso que si seguimos con la misma humildad, sin confiarnos ni creernos que ya ganamos, podemos dar más. La clave está en eso: seguir creciendo como equipo, corrigiendo los errores. Es más fácil hacerlo cuando se gana porque se hace sobre la tranquilidad y la paciencia. Estamos en un momento en que tenemos que seguir aprovechando y creciendo y continuar empujando hacia el objetivo que es quedarnos con este torneo y luego con el ascenso.

-Están primeros en la tabla general pero tuvieron dificultades en el Apertura; ¿creés que se encuentran en el momento ideal?

-Venimos muy bien. Hay armonía dentro del plantel, se trabaja con felicidad, confiados sobre lo que se está haciendo y proponiendo. Todo eso te va llevando a las cosas buenas. Si creemos en lo que hacemos estaremos más cerca del éxito. Por ahora y gracias a Dios estamos en el camino que queremos. El año pasado nos tocó tener un campeonato bárbaro. Ganamos el primero, peleamos el segundo, pero nos fuimos quedando si nafta. Ahora el equipo está en alza y es fundamental seguir de esta manera. 

-¿Te quedaste en Colegiales por una necesidad de revancha por las dos veces que estuvieron cerca de subir al Nacional?

-No, obviamente fue algo duro lo que vivimos al final del torneo, por como se nos escapó. No me quedé por revancha sino que me siento bien; estoy cómodo en este club, tengo un cuerpo técnico que me da un lugar muy importante en el plantel. Me siento a gusto, cómodo. Hablamos todos los días y eso para el jugador, más a mi edad cuando me estoy preparando para abandonar este deporte, resulta fundamental para sentirme cómodo. Estoy feliz en Colegiales. Todo cuadraba para seguir intentándolo con la gente que me brindó tanto cariño. 

-¿Alguna vez te preguntaste por qué se les fueron esos ascensos, principalmente el primero que se dio en la última acción?

-Si, me replanteé muchas cosas, mismo jugadas del partido como la del gol del empate. Ahí salí a buscar una pelota y no debí hacerlo. Fuimos los dos centrales y dejamos el arco desguarnecido. Fue una de las cosas que me replanteé pero después creo que los penales son suerte y verdad. En el partido fue muy injusto que nos dieran ocho minutos de descuento. No pasó nada para adicionar tanto. En eso se pudo equivocar el juez. Pero después hay que ponerle el pecho: no estuvimos finos en los penales, ellos sí. Después nos pasó lo mismo con Sacachispas.

-¿Cómo se hace para superar esto, más allá de que el arranque de esta temporada no fue sencillo? 

-Fue mucho laburo. El cuerpo técnico que tenemos logró este presente de Colegiales con el trabajo psicológico que hizo con los que nos quedamos; mismo con los que llegaron que venían de ciertas situaciones como jugar pocos minutos. Venían a buscar su mejor versión y hoy estamos hablando de un Cole que sabe lo que quiere, a lo que juega y para donde va. 

-¿Pensás que Comunicaciones se relajó después del Apertura?

-Creo que por más que hayamos sacado una diferencia, hay equipos que están muy bien, caso Armenio, Talleres, mismo Comu que ganó el primer torneo y no se le fueron 10 jugadores. Están los mismos del campeonato pasado. No hay rivales fáciles. En esta categoría no hay nada que puedas dejar en el aire porque es una divisional muy pareja. Por más que le ganamos 4 a 2, el partido fue muy parejo. Sí fuimos muy contundentes y defendimos muy bien. Así como tuvimos mucho la pelota en su momento, jugamos contra un rival que viene haciendo muy bien las cosas. No creo que estemos cuatro goles arriba pero creo que la manera que estamos llegando a los partidos, es el plus que tenemos y que nos permite llegar a la victoria.

-Pegaste dos veces en el palo con Cole; ¿la tercera es la vencida? 

-Y, si Dios quiere se nos va a dar. Tengo mucha fe. Vengo orando mucho para que este año se nos dé, para que sigamos por este camino. 

-Sos muy creyente...

-Sí, en la familia somos cristianos, vamos a la iglesia. Tenemos una comunión de fe que se llama Llegar Alto y estamos muy contenidos en ese sentido. 

-¿Sos de los que piensan que Dios sabrá porque tuvo que pasar lo que ocurrió el año pasado? 

-Sí. Creo que el año pasado fue un golpe duro pero me hizo levantar. Por eso me puso acá otra vez y hoy me toca vivir esto. Creo que Dios; en este momento está con nosotros y hay que ser agradecidos en la vida con él.

Comentarios