El pase de Miguel Borja promete ser una de las novelas más intrigantes del mercado de pases y es que el protagonista es nada menos que River, que piensa que lo va a tener a disposición muy pronto. Se dio una situación en particular que encendió las alarmas en Núñez y es que el futbolista se presentó a la pretemporada de Junior de Brranquilla, tras que no se avanzara en las negociaciones en los últimos días.

El goleador, que más de una vez fue pretendido por Boca, había faltado a dos entrenamientos consecutivos del Tiburón, con el fin que lo dejen viajar a Buenos Aires e incorporarse al conjunto comandado con Marcelo Gallardo, quien lo recibirá con los brazos abiertos teniendo en cuenta la inminente salida de Julián Álvarez hacia Inglaterra para incorporarse al Manchester City de Pep Guardiola.

Lo llamativo es que todo esto suceda cuando el propio DT de Junior, Juan Cruz Real, había asegurado no quería cortarle la carrera. Igualmente Borja, un profesional de primera línea, se sometió a los exámenes médicos de rutina y entrenó con normalidad con el equipo colombiano.

La realidad es que la entidad que preside Jorge Brito hizo un esfuerzo por goleador cafetero, estirándose a seis millones de dólares por el 100% del pase, pero ese número no fue suficiente para convencer no a Junior, que no tendría problema, sino a Palmeiras, que es dueño de la otra mitad. También hay un inconveniente con respecto a los plazos de pago.

Comentarios