No fue una semana fácil para Talleres. La derrota contra Palestino, que derivó en su eliminación de la Copa Libertadores, y el anuncio del retiro de Pablo Guiñazú golpearon fuerte en el ánimo de la T.

Por eso, este domingo, ante Colón, necesitaba ganar para olvidarse del mal trago de los últimos días. Y el equipo dirigido por Juan Pablo Vojvoda supo reponerse: porque dominó durante todo el encuentro y le ganó 2 a 0 a un insulso Sabalero, que lleva cuatro encuentros sin ganar y cuyo entrenador, Julio Comesaña, empieza a caminar por la cornisa.

Así, el equipo cordobés llegó a 6 partidos sin perder y se metió en puestos de Copa Sudamericana.

El local salió a buscarlo desde el arranque, maniató a su rival y durante la primera parte tuvo las chances más claras. Sin embargo, la apertura del marcador llegó recién sobre el final. Tras un corner ejecutado por Palacios, Juan Cruz Komar saltó más alto que toda la defensa de Colón y, con un frentazo, la mandó a guardar.

Con el gol, Talleres se tranquilizó y empezó a mover la pelota. Y en el complemento aumentó la ventaja desde el punto de penal. El arquero Leonardo Burian derribó a Dayro Moreno, el árbitro cobró la pena máxima y fue el propio colombiano el que se encargó de ejecutarlo y marcar el 2 a 0 para desatar el delirio en el Mario Kempes.

Recién cuando estaba abajo por dos goles, Colón se acordó de jugar. Desarmó la línea de cinco e intentó ir por el descuento, pero la T aguantó todos los embates y cerró una victoria que le sirve para coparse y cerrar de la mejor manera una semana para nada fácil. Por la eliminación en la Libertadores y la despedida de Guiñazú.

Comentarios