Los actos de Ricardo Centurión no sólo aparecen en la tapa de los diarios deportivos sino que también se filtran en los espacios de espectáculos o policiales. A lo largo de su carrera tuvo que aprender a convivir con las alegrías que le depara su jerarquía con la pelota, así como con los sinsabores que le genera su apego con la nocturnidad o los boliches bailables.

El último escándalo, de todos modos, lo protagonizó con la camiseta de Racing: empujó a Eduardo Coudet por estar en desacuerdo con la decisión del Chacho, y fue excluido del plantel. Y en la noche del sábado el futbolista reapareció en escena en el programa de Mirtha Legrand, en el cual admitió que "vivo en la casa de Gran Hermano en Buenos Aires. Todos me filman, todos están esperando que me equivoque. Cuando subo una historia a Instagram la levantan distintos medios nacionales".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Nunca lo imaginé , esto es por la gente del barrio nunca dejen de soñar ��

Una publicación compartida por Ricardo Adrian Centurion10 (@adrianricardo1993) el

Y prácticamente, de inmediato, con gestos de cierto malestar, agregó: "No, no me invitaron a los festejos de Racing campeón. He cometido errores profesionales con el técnico, me desafectaron y me bajaron a Reserva. Fui parte importante del campeonato, me siento así, pero no pude estar".

A continuación, el hombre de La Academia revivió el episodio protagonizado en el Estadio Monumental y contó por qué optó por empujar al entrenador: "Me identifico con Boca, porque soy hincha. El técnico tomó la decisión de ponerme y todo el estadio me empezó a silbar, a ponerse en contra. Tenia que ser profesional. La decisión de sacarme del grupo de Primera fue del entrenador y el mánager (Diego Milito). El presidente (Víctor Blanco) fue el que más quiso que siguiera con el grupo", cerró.

Comentarios