Tigre afrontará uno de los semestres más complejos de los últimos años. La situación futbolística es crítica: se encuentra último en la tabla de los promedios y solamente un importante colchón de puntos podría evitar la pérdida de categoría. Es por eso que Mariano Echeverría le pidió a la dirigencia que hiciera un esfuerzo importante en el actual mercado de pases. En ese contexto, dio a conocer cuál es su sueño: el arribo de Rubén Botta, con quien compartió cancha en el Matador.

El talentoso mediocampista cerró el 2018 en un buen nivel y figura en la consideración de Jorge Almirón para el año que se avecina, con el agregado de que tiene contrato hasta fines de 2019. Esa serie de argumentos atentan contra la ilusión del Flaco, que de todas maneras le pidió a la CD que hiciera un intento.

Tan es así que el propio entrenador se contactó varias veces con el jugador, remarcándole la importancia que tendría dentro del campo de juego y la incidencia que lograría en el vestuario por ser un viejo conocido de la casa.

Comentarios