En los momentos adversos, los clubes suelen buscar responsables. La temporada de San Lorenzo tuvo un tinte negativo y por eso la dirigencia entiende que es momento de recuperar la esperanza a partir de una renovación del plantel. El primero en caer fue Jorge Almirón (la cabeza de grupo) y en las próximas horas las nuevas víctimas serían los colombianos que el Comandante buscó para reforzar al Ciclón: la mención es para Gustavo Torres, Juan Camilo Salazar y Andrés Rentería, que no pudieron devolver la confianza depositada en ellos y su futuro estaría muy lejos de Boedo. Tal es así que el único Cafetero que tiene el visto bueno de la Comisión Directiva es Raúl Loaiza, el mediocampista central que de a poco se va metiendo en el corazón de los hinchas.

Rentería, uno de los que se va (Nahuel Ventura).

Mientras los futbolistas descansan y se encuentran de vacaciones en distintos puntos del globo terráqueo, los encargados de manejar los destinos institucionales trabajan de manera ardua para empezar a definir el plantel que se avecina. Lógicamente que la prioridad pasa por encontrar cuerpo técnico y en ese sentido la ilusión para por incorporar a Juan Antonio Pizzi.

Así y todo, también buscan desprenderse de algunos jugadores que no rindieron o sumar caras nuevas para relanzar un proyecto futbolístico que viene en decadencia. En ese contexto, se sentaron a negociar con sus pares de Querétalo para tratar de repatriar a Nicolás Navarro, pero los directivos mexicanos se aferran al contrato firmado y aseguran que seguirán contando con los servicios del arquero hasta que culmine su préstamo (en diciembre). A partir de esta situación, se juntaron con el entorno de Fernando Monetti para tratar de firmar una renovación, teniendo en cuenta que el Mono termina su unión con el Ciclón a fines de junio y su actualidad fue aceptable, por lo que quieren seguir contando con él. 

En cuanto al rubro "incorporaciones", en el Cuervo anhelan el regreso de Martín Cauteruccio. El atacante está por romper su lazo con Cruz Azul y ya iniciaron gestiones para ver si pueden tenerlo nuevamente con la camiseta Azulgrana. Lógicamente que no será sencillo por una cuestión económica, ya que los números en Norteamérica son mucho más elevados de los que se manejan en nuestro país.

Comentarios