Una final para pasar a otra final. Porque Vélez venía de una eliminación dura en las semifinales de la Copa Sudamericana y necesitaba una alegría. Mientras que Central quería aprovechar el buen andar que tuvo en la segunda etapa de la Copa Diego Maradona. Y el Fortín fue el que se fue con una sonrisa grande de San Juan: en un partido muy chato, los de Liniers le ganaron por 3-1 a un desdibujado Canalla. Así, el elenco de Mauricio Pellegrino se recuperó del golpe copero contra el Granate, ganó la final de la zona Complementación y se clasificó a la instancia por el pasaje a la Copa Sudamericana 2022, en la que espera al perdedor de Boca-Banfield, aún sin fecha.

Palo y palo

Un primer tiempo intenso, pero con poco juego y aún menos situaciones de peligro. Los dos se midieron y se respetaron demasiado teniendo en cuenta que había un pase a una instancia decisiva en juego. Sin embargo, inesperadamente hubo goles. Porque Joaquín Laso derribó a Agustín Bouzat, el árbitro Patricio Loustau cobró penal y Ricardo Centurión lo ejecutó a la perfección. 1-0 y a guardar.

Sin embargo, en el momento menos esperado, el elenco de Cristian González, que empezó a crecer en San Juan y le creó situaciones de la mano de un encendido Emiliano Vecchio, empató las acciones. Emiliano Amor se equivocó en el pase, Vecchio sacó un remate a quemarropa que terminó en el travesaño y Alan Marinelli aprovechó el rebote para poner la igualdad.

A partir de allí, el partido estaba para cualquiera. Los dos no querían arriesgar en demasía, porque el se equivocaba lo podía pagar muy caro. El elenco rosarino arrancó mejor el complemento y casi se pone en ventaja con una chance inmejorable de Luciano Ferreyra, que quedó mano a mano pero el arquero Lucas Hoyos tapó muy bien su remate.

Sin embargo, el Fortín creció en juego con el ingreso de Thiago Almada y se encontró con un penal de la galera. Tras una jugada en la que el Canalla se salvó en varias ocasiones, Bouzat remató y la pelota pegó en la mano de Jonathan Botinelli. Y Almada se hizo cargo para poner el 1-0.

En los últimos minutos, el conjunto del Kily fue en busca del empate. Pero, a pesar de la expulsión de Pablo Galdames complicaba los planes de los de Liniers, la igualdad nunca llegó: Damián Martínez vio la roja sobre el final y Florian Monzón le dio el golpe del nocaut y decretó el 3-1 final.

Así, Vélez aguantó los embates y se quedó con todo: tras una semana difícil por la eliminación contra Lanús, el Fortín ganó la final de la zona Complementación y espera por Boca o por Banfield para clasificar a la Sudamericana 2022.

Comentarios