En la noche del sábado, el Monumental bailó al ritmo de River. En uno de sus mejores partidos de la temporada el Millonario goleó 4-1 a Newell's en Núñez para confirmar la remontada en este campeonato. Los del Muñeco recuperaron su ADN futbolístico y cerraron un partido perfecto ante un estadio colmado.

Ya desde un inicio se observó a un Millo protagonista. El retorno de Juanfer Quintero al once titular le otorgó al Millonario la cuota de fútbol que le faltó en el último tiempo, sumado a niveles muy parejos en la mitad de la cancha.

En la primera media hora el dueño de casa tuvo varias oportunidades para abrir el marcador. La gran mayoría de esas ocasiones fueron con envíos desde los costados para Lucas Beltrán, aunque el delantero no terminó de conectar por muy poco. De todos modos el ex Colón fue importante para conseguir la ventaja.

A los 29 minutos, el 18 recibió luego de un lateral y sacó un buen cambio de frente para Pablo Solari. El joven volante se acomodó y sacó un latigazo que, tras un desvío en el Piri Vangioni (luego se iba a romper el tendón de Aquiles), ingresó por el primer palo para el 1-0.

Los aplausos de los hinchas del Millo no le deben haber servido ni de consuelo a Vangioni. Tremenda lesión del lateral.

Sin tiempo de reacción, la Banda metió un segundo cachetazo. Apenas 180 segundos después del primer grito el ex jugador de Colo Colo se encargó de sellar su doblete. Tras una gran asistencia de Palavecino el Pibe asomó nuevamente por derecha para sacar un zapatazo cruzado y estirar la ventaja en el marcador.

Si bien los de Gallardo siguieron siendo dominadores en el complemento, la Lepra se puso nuevamente en partido con un tanto de Pablo Pérez. El ex Boca, integrante del plantel que perdió la Libertadores 2018, aprovechó un rebote de Armani tras un anticipo de Méndez y de cabeza marcó el 2-1.

De todas maneras la tranquilidad al banco rojiblanco volvió a llegar con rapidez. A los 26 Javier Pinola aprovechó su buen juego aéreo para marcar el 3-1 tras una floja salida de Lautaro Morales.

Igualmente la frutilla del postre la puso Matías Suárez. El propio Pinola recuperó una pelota en campo propio y jugó rápidamente para encabezar el contraataque ante un Newell's jugado en defensa. La pelota pasó por los pies de Simón para derivar en la derecha del cordobés, que en la puerta del área definió de primera y a colocar contra un ángulo para sellar el 4-1 y una goleada Monumental.

Comentarios