El hincha de Boca disfruta el momento pero sabe que hay una herida que data del pasado 9 de diciembre que solo cicatrizará ganando algo importante y teniendo del otro lado del mostrador nada menos que a River, el verdugo de la derrota más dolorosa. Eso lo ratificó la mejor individualidad del año del equipo de Gustavo Alfaro: Mauro Zárate.

"La única manera de sacarnos la espina es con revanchas, jugando finales y mejor equipo para estar que Boca no hay. Seguramente vamos a tener revancha, vamos a estar a la altura y ojalá esta vez me toque estar adentro", le dijo el desequilibrante futbolista a TyC Sports.

Por otro lado dijo que lo que más añora es seguir defendiendo los colores del club de la Ribera. "Lo que quiero es quedarme en Boca, luego en junio veremos qué piensan el presidente y el técnico. Por ahora, estoy muy cómodo y contento acá".

La Copa de la Superliga puede poner frente a frente a Boca con Vélez. Y ante la posibilidad de volver a pisar el José Amalfitani, para confrontar ante un equipo del que se fue mal, Zárate expresó: "El jugador quiere jugar siempre. Lo voy a tomar como algo muy lindo. Es la cancha donde nací". Y enseguida agregó: "el 90 por ciento de la gente de Vélez con la que me cruzo me habla bien".

Comentarios