Durante varias décadas, los hinchas de Argentinos se acostumbraron a concurrir al estadio para alentar a su equipo en las noches de Copa Libertadores. Los años pasaron, el club no lograba meterse en torneos internacionales y la angustia de "ya no ser" comenzaba a sentirse. Sin embargo, este jueves, el Bicho regresó con éxito a la Copa Sudamericana y consiguió un claro triunfo por 2-0 sobre Estudiantes de Mérida, en la primera fase del segundo certamen continental más importante.

Mala puntería

El elenco de La Paternal, superior a su rival, por momentos sufrió más de la cuenta. Recién promediando la primera etapa pudo romper la paridad y fue por intermedio de un gol en contra de su propio arco de Edson Rivas. Antes de eso, por intermedio de Gabriel Hauche, Damián Batallini y Claudio Spinelli, generó situaciones de peligro el travesaño y el arquero Alejandro Araque impidieron la caída del arco del representativo venezolano.

Todos abrazan a Quintana, quien se acreditó el gol (Fotobaires).

Sufrió

En el complemento, la historia fue la misma: los de Diego Dabove con la pelota, pero sin profundidad y con mala puntería (Spinelli tuvo una noche para el olvido), sumado al adelantamiento de las líneas de Estudiantes para intentar conseguir el empate en el marcador. Sin embargo, el siempre movedizo Batallini logró ampliar la ventaja por un bombazo de afuera del área, lo que llevó tranquilidad a todos los hinchas, quienes temían por la poca ventaja en el marcador de cara a la revancha.

Así remató Batallini para el 2-0 (Télam).

A pesar de no jugar en gran nivel, el Bicho terminó sonriendo y pareciera haber encaminado su clasificación a la segunda ronda de la Sudamericana. Claro que para ello no deberá mantener la ventaja obtenida cuando visite Venezuela en poco menos de un mes.

Batallini lo celebra con todo (Fotobaires).

Comentarios