Un viejo axioma del fútbol habla de que "los equipos se arman de atrás para adelante". Y en River, se cumple a rajatabla con un arquero que se transformó en una pieza clave del equipo de Marcelo Gallardo, que se encuentra una vez más ante una final de América. Es que, con sus actuaciones, Franco Armani se ganó la confianza y el corazón de todo el mundo millonario.

Es tan vital, que cada vez que no está presente, desde Núñez sufren. Y aunque la finalísima contra Boca en el horizonte encendió las alarmas por el estado físico del "1", desde el cuerpo médico afirmaron que no se lo va a perder ni de casualidad: a pesar de arrastrar una molestia muscular, será el encargado de cubrir los tres palos en la Bombonera.

El dilema arrancó el 7 de octubre en el partido frente a Sarmiento de Resistencia, por los cuartos de final de la Copa Argentina: Franco Armani terminó todavía arrastra una molestia muscular en el recto anterior derecho (distensión), pero la buena noticia para Napoleón es que podrá contar con él para lo que se viene. El cuerpo médico lo infiltrará para el primer Superclásico.

Vale aclarar que el hombre de Casilda viene con el mismo inconveniente físico desde hace semanas y, por el momento, puede jugar los noventa minutos.

Comentarios