En tiempo cumplido, Franco Armani le tapó un increíble mano a mano a Darío Benedetto que hubiera significado el 3-2 de Boca. Una vez más, el arquero de River se puso el traje de superhéroe y dejó a su equipo con muy buenas posibilidades para la revancha.

Comentarios