Sin duda alguna los problemas dirigenciales que atraviesa Barcelona también influyeron en la concentración del plantel profesional.

Pese a que el equipo venía con la moral alta por el triunfo ante Juventus por la Champions League, este sábado el conjunto culé demostró una pálida imagen en su visita al Alavés, y por errores groseros terminó llevándose tan solo un empate.

Fiel a su estilo, el Barsa intentó dominar los hilos del partido pero la falta de concentración le jugó en contra.

Sobre todo por la pésima reacción del arquero Neto tras un pase atrás que le concedió el primer gol a Rioja, quien le robó la pelota y empujó la pelota hacia el fondo de la red.

En el complemento, el culé se ordenó mejor y fue en búsqueda del empate, que encontró en los pies de Antoine Griezmann, quien con una sutil definición decretó la igualdad.

Con este resultado, Barcelona acumula ocho puntos en seis partidos y se encuentra muy lejos de Real Madrid, líder de La Liga con 16 unidades y siete cotejos disputados.

 

Comentarios