El pasado 3 de octubre, en el encuentro que River visitó Quilmes para medirse ante Estudiantes, Ignacio Scocco encendió las alarmas cuando promediando el primer tiempo le realizó un gesto al banco de suplentes para pedir el cambio. Su rostro denotaba preocupación y el de Marcelo Gallardo era aún peor puesto que sabía que perdía a un jugador clave para el encuentro de ida ante Boca en la final de la Copa Libertadores. Con el correr de los días y la postergación del partido revancha contra el Xeneize, muchos fueron quienes especularon con su regreso.

Sin embargo, Nacho nunca recibió el alta. Pasó el clásico en Madrid, la llegada a Abu Dhabi para la disputa del Mundial de Clubes y el ex Newell´s siguió entrenándose de manera diferenciada. Pero este jueves, sin tener el apto médico, se movió a la par de sus compañeros y se especula con que en las próximas horas tenga el "ok" necesario para intensificar y poder estar, ya sea en el cotejo de semifinales del certamen o en una hipotética final. Nacho realizó fútbol en espacios reducidos a la par del plantel, se lo vio bien y Gallardo quedó conforme con el rendimiento mostrado.

¿Cómo forma?

Con el regreso de Rafael Santos Borré al once, se abrió el interrogante de saber quién sale. Ignacio Fernández y Enzo Pérez pareciera ser quienes tienen "los números" para realizar la lucha por el último lugar en el mediocampo. En consecuencia, el once en la semifinal sería Armani; Montiel, Maidana, Pinola y Casco; Fernández o Pérez, Ponzio, Palacios y Martínez; Borré y Pratto.

Comentarios