Un golpe inesperado recibió el Celta de Vigo de Eduardo Coudet. El Atlético Baleares, de Primera RFEF (la Tercera División), lo derrotó por 2-1 y se clasificó por primera vez en su historia para los octavos de final de la Copa del Rey. 

El equipo del Chacho, que marcó por intermedio de Brais Méndez, mantiene su racha adversa en las Islas Baleares ya que la pasada temporada, también un 5 de enero y vísperas de Reyes, cayeron (5-2) en la Copa del Rey ante el Ibiza.

El equipo de Vigo, avisado del 5-0 que había sufrido el Getafe en esa misma cancha, intentó tomar precauciones para no verse sorprendido desde el principio. Pero un grave error defensivo le condenó a jugar desde el minuto 16 con el marcador en contra. El gol del Baleares fue obra de Martínez, quien llegó por sorpresa y libre de marca para conectar un frentazo imparable para el meta Matías Mituro.

Con Iago Aspas en el banco de suplentes, el Celta fracasó de inicio en su intento de hacer prevalecer su calidad: no creó gran peligro y nunca atinó con el último pase en los primeros 45 minutos ante un rival que cerraba los espacios a la perfección.

La iniciativa fue de los visitantes en el primer tramo de la reanudación y Brais Méndez empató el partido justo en los momentos en que calentaba Iago Aspas, la estrella del conjunto céltico, que entró poco después.

Con toda la artillería pesada sobre el césped, el Celta buscó el golpe definitivo ante un rival que cada vez cedía más terreno, pero que aprovechó a la perfección otro error defensivo para marcar el 2-1, otra vez, tras un espléndido cabezazo de Manel Martínez.

Comentarios