El director técnico del Cardiff, Neil Warnock, confesó este lunes que pensó en renunciar a su cargo tras la desaparición de Emiliano Sala, tras la traumática semana vivida.

"Es imposible dormir, estoy en el fútbol desde hace 40 años y ha sido de lejos la semana más difícil de mi carrera, muy de lejos. Ha sido una semana traumatizante y lo sigue siendo. No llego a hacerme a la situación", señaló el entrenador en su primera conferencia de prensa tras el incidente del avión el que viajaba el delantero desde la ciudad francesa de Nantes ante la citada localidad galesa, que lleva el nombre del club.

Sala, de 28 años, viajaba junto a un piloto, David Ibbotson, en una avioneta monomotor Piper PA-46 Malibu el lunes cuando el aparato despareció de los radares hacia las 20H20 GMT a unos 20 km de la isla británica de Guernsey, situada en el canal de la Mancha.

"Esto me ha impactado más que cualquier otra cosa, me reuní con el chico y hablamos durante las seis u ocho últimas semanas", aseguró el DT para convencer al santafecino para que fichara por los Bluebirds.

"Quién va a motivar al motivador? Está bien cuando estoy en público o con los jugadores, pero cuando estoy solo o en casa, lo pienso", indicó, añadiendo que "tres o cuatro" de sus jugadores han vivido muy mal el drama de Sala.

La tristeza de Ranieri

El técnico italiano Claudio Ranieri, que el año pasado dirigió a Sala en el Nantes y que este curso dirige al Fulham, también habló del jugador este lunes.

"Quiero llamar al Nantes para saber si puedo hacer algo. Emiliano era un chico fantástico, un jugador que metía la cabeza donde otros no metían su pie o pierna", explicó Ranieri.

"Para mí es muy triste, por su familia, por todo el mundo...Qué podemos hacer? Nada. Simplemente rezar por él y su familia", añadió.

Comentarios