Uno de los grandes perjudicados del ataque de la barra de River al plantel de Boca fue el chofer del micro, quien en diálogo exclusivo con Crónica HD, reveló detalles escalofriantes de lo acontecido el sábado en las inmediaciones del Monumental.

El Gringo, como es apodado el conductor, aseguró que vivió "un momento muy feo". "Es algo que no le deseo a nadie, viví un momento muy feo; nunca viví nada igual".

Además contó que casi pierde el conocimiento cuando una botella impactó en sus costillas: "Un botellazo rompió el vidrio y me dio en las costillas. Perdí el conocimiento por unos segundos y Horacio Paolini (vicepresidente de Boca) pudo agarrar el volante. Fue un ángel de la guarda para mí porque evitó una tragedia", relató.

El chofer comparó este partido con otros superclásicos en los que le tocó conducir hacia el Monumental y le hechó la culpa al operativo de seguridad: "No es la primera vez que me toca conducir hacia el Monumental. Y para mí falló el operativo de seguridad, la zona estaba toda liberada. Siempre ponen vallas de 2,25 metros y esta vez no estaban. Quiero que alguien me explique por qué la zona de la rotonda de Quintero no estaba protegida", concluyó. ¡No te pierdas el video completo de la nota!     

Comentarios