En la goleada de Real Madrid ante Roma, Sergio Ramos ingresó en la historia de la Champions League por haber alcanzado un insólito récord.

El defensor español sumó su tarjeta amarilla número 37,  superando al inglés Paul Scholes (36) y se convirtió en el jugador más amonestado en la historia de la máxima competición europea.

Este récord ya lo había alcanzado en La Liga, la Selección española y en Real Madrid. 

Comentarios