La locura que desató la llegada de Boca a Barcelona, estuvo a la altura de la popularidad del conjunto argentino que parece ser "local", en cualquier parte del mundo, sin importar dónde juegue el equipo de Guillermo Barros Schelotto.

Desde la llegada de la delegación argentina al hotel (y mismo también en el aeropuerto fueron efusivamente recibidos), el plantel fue saludado por cientos y cientos de hinchas argentinos y españoles, que alentaron a los futbolistas con banderas con los colores azul y oro.

Sorprendidos

Hasta el mundo periodístico europeo se vio ciertamente conmovido por la cantidad de periodistas, camarógrafos y fotógrafos que se dieron cita tanto en la zona del hotel del Xeneize, como así también cuando el equipo salió a entrenar en una de las canchas auxiliares del complejo deportivo del club catalán.

Tanta expectativa generó esto que los mismos españoles se preguntaban del por qué de tanta euforia, si sólo se trata de un partido amistoso.

Hasta que varios cayeron en la conclusión de que Boca (como lo viene advirtiendo su entrenador), toma este encuentro con Barcelona como una verdadera final de campeonato.

Por todo esto, el Camp Nou podría llegar a tener más de 10 mil hinchas de Boca que, como sucede en la Bombonera, aliento incesante de su gente durante los 90 minutos de juego.

Comentarios