El Brujo Manuel es el gran amuleto que tiene Estudiantes de La Plata en el equipo. El hechicero acompaña al plantel Pincha por más de diez años para "ayudar" al club a sacar los mejores resultados posibles.

El martes, el brujo estuvo en el estadio de Gremio para el partido de vuelta de Copa Libertadores, donde Estudiantes quedó eliminado por penales. Algunos pensaron que la magia del hechicero se había acabado, ya que los brasileños habían conseguido el triunfo que necesitaban para estirar la serie a dos minutos del final del encuentro.

Pero la realidad marca que los dirigentes de Gremio entablaron un estricto operativo para no dejar "trabajar" al Brujo Manuel dentro del campo de juego.

Los dirigentes de Gremio se encargaron que el Brujo no tenga su lugar dentro de la cancha, para intentar reducir los efectos de su "magia". Es por eso que Manuel vio el inicio del partido desde una de las plateas del estadio.

El final del partido demuestra que la "táctica" de Gremio funcionó ya que el Pincha perdió el encuentro sobre el final y, en la tanda de penales, los brasileños patearon a la perfección para pasar a cuartos de final, donde ahora lo espera Atlético Tucumán.

Comentarios