No le gustó para nada cuando le tocó ser reemplazado. Nicolás González salió reemplazado en la agónica victoria de Fiorentina ante Atalanta, que le permitió pasar a la semifinales de la Copa Italia, y no ocultó su enojo en el banco de suplentes.

El futbolista de la Selección Argentina reflejó todo su malestar sacándose su camiseta y arrojándola con bronca contra el banco de suplentes con un rostro que se mostraba desencajado.

La mala noticia para la Viola fue que el defensor argentino Lucas Martínez Quarta fue expulsado por doble amarilla y no podrá participar en la siguiente instancia.

Los goles de la victoria para Fiorentina fueron convertidos por Krzysztof Piatek, en dos oportunidades, y Nikola Milenkovic, mientras que para Atalanta, que contó con Juan Musso y José Luis Palomino desde el arranque, anotaron Davide Zappacosta Jeremie Boga.

De esta manera, Fiorentina se enfrentará a Juventus, que venció 2-1 a Sassuolo en Turín, también de manera agónica.

Comentarios