Un estadio Santiago Bernabéu colmado y millones de hinchas de River y Boca en Argentina esperaban este momento. Los dos equipos salieron a la cancha para jugar la tan postergada Superfinal por la Copa Libertadores. La pasión del Superclásico argentino trascendió fronteras: se juega en Madrid pero se siente en todo el mundo.

Comentarios