La eliminación del Manchester City es el "enésimo fracaso" del conjunto inglés en la Champions League. El conjunto citizen, quinto mayor presupuesto de la competición europea, quedó nuevamente apartado prematuramente del camino que conduce a la gran final.

Pese a que Pep Guardiola aseguró el último martes que no fichó por el City para ganar la Champions , lo cierto es que el técnico no ha conseguido que su equipo esté a la altura en la máxima competición continental.

Durante las tres temporadas comandando el equipo, el club ha gastado 608 millones en fichajes. El resultado ha sido dos eliminaciones en cuartos de la Champions y una en octavos. Logros alejados de los objetivos marcados a principio de cada temporada.

La cifra de gasto aumenta hasta los 812 millones de euros, si contamos su etapa en el Bayern de Munich, en la que tampoco pudo conquistar el título de campeón de Europa. Son ya seis largas temporadas de sequía.

Lo cierto es que el multimillonario propietario del club, Mansour bin Zayed Al-Nahyan, debe estar pensando qué más tiene que hacer un equipo ganador. Lo que está claro es que no es única y exclusivamente cuestión de dinero.

Desde que el jeque compró el club en el año 2008 ha destinado 1.660.000 millones de euros a contratar jugadores de primer nivel. Pese al desembolso, los resultados no han sido los esperados.

En gran parte porque el club no ha sabido gestionar el dinero de forma eficiente y ha pagado cantidades por algunos futbolistas superiores a su precio de mercado.

Comentarios