Mateo Klimowicz sigue los pasos de su padre Diego y se marcha a jugar la Bundesliga. El delantero de 18 años fue vendido Instituto de Córdoba al Stuttgart por 1,5 millones de euros por el 90 por ciento del pase.

El conjunto cordobés emitió un comunicado en el que dio detalles de la transferencia de una de sus grandes joyas.

En su flamante club no estará sólo ya que en el plantel están Emiliano Insua, Santiago Ascacibar y Nico González. Lo único que falta ratificar es que si  Primera o en Segunda en la próxima temporada, aunque corre con una ventaja de 5 puntos cuando sólo restan 6 por jugarse para zafar de la zona roja.

Mateo intentará triunfar en el país en el que ya lo hizo su padre. Diego, tras su paso por España, jugó en clubes como Wolfsburgo, Borussia Dortmund y Bochum.

Comentarios