Por la durísima falta que recibió de parte de Loic Perrín, Kylian Mbappé tuvo que retirarse del campo de juego entre lágrimas para ser reemplazado por Pablo Sarabia.

Sin embargo, lejos de quedarse en el vestuario viendo cómo sus compañeros se alzaban con un nuevo título de Copa, el francés decidió agarrar las muletas y reaparecer al lado de la línea de cal para festejar tan preciado trofeo.

Claramente, el galo no pudo esquivar a las cámaras que captaron el preciso momento en el cual fue lesionado y en el que decidió salir del vestuario para seguir de cerca el encuentro. ¡No te pierdas la galería de imágenes!

Comentarios