Luego de aportar dos tantos en la goleada 5-0 del París Saint Germain ante Clermont, el comienzo de temporada en la Ligue 1 de Francia no podría haber sido mejor para Lionel Messi. Ahora liberado por el técnico del equipo, Christophe Galtier, el 10 regresó a su casa de Barcelona.

Sin embargo, lo curioso es que es la primera vez que "La pulga" regresa a Cataluña desde que el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, asegurara que se sentía en deuda con él y que esperaba volver a verlo algún día con la camiseta del club culé.

"Espero y deseo que el capítulo de Messi en el Barsa no haya terminado. Es nuestra responsabilidad el conseguir que ese capítulo que todavía está abierto, que no se cerró, tenga un momento en el que se pueda hacer como se debía haber hecho y que tenga un final mucho más esplendoroso de lo que fue", había manifestado Laporta hace algunas semanas.

Por eso, al llegar al Aeropuerto Josep Tarradellas de esa ciudad, los periodistas, que estaban expectantes y en alerta por la llegada del astro argentino, no tardaron, en preguntarle sobre aquellas declaraciones del presidente culé. Sin embargo, Messi optó por hacer silencio.

Mientras tanto, el Barcelona enfrentará esta tarde a los Pumas de México en el marco del Trofeo Joan Gamper, el partido amistoso que el club organiza todos los años antes de comenzar la temporada oficial en La Liga.

En cuanto a Messi, descansará unos días en su hogar y luego volverá a París para comenzar a prepararse con miras al encuentro en el que el PSG recibirá a Montpellier el próximo sábado por la segunda fecha de la liga doméstica.

Comentarios