Este viernes, en medio de la cuarentena, París Sint-Germain derrotó 1-0 a Saint Etienne en la final y se coronó campeón de la Copa de Francia.

El partido se disputó en el Stade de France, con la presencia de 5000 mil personas, el máximo permitido en las tribunas como parte de las medidas para mitigar los efectos de la pandemia de coronavirus.

El único gol del encuentro lo marcó Neymar a los 14 del primer tiempo, pero lo que también llamó mucho la atención fue la tremenda patada que recibió Kylian Mbappé, que resultó en la expulsión de Loic Perrin. El francés tuvo que salir en camilla y llorando, lo que prendió las alarmas del elenco parisino porque se sospecha que sea una fuerte lesión. 

El PSG, que cuenta con los argentinos Mauro Icardi, Leandro Paredes y Ángel Di María, venía de vencer a Olympique Lyon 5-1 en la semifinal, mientras que los Verdes hicieron lo propio ante Rennes (2-1).

El equipo que dirige Thomas Tuchel, que fue campeón de la Ligue 1, se jugará mucho en los próximos días, ya que tiene que afrontar la final de la Copa de la Liga ante Lyon (31 de julio) y sobre todo la Champions League en donde se clasificó para los cuartos de final y tendrá como rival al sorprendente Atalanta, de Italia, en las eliminatorias a partido único que se desarrollarán en Lisboa a partir del 12 de agosto.

Comentarios