El periódico The Sun reveló un nuevo indicio sobre la falta de experiencia de David Ibbotson, el piloto de la avioneta en el que viajaba Emiliano Sala y que desapareció cuando sobrevolaba el Canal de la Mancha en un vuelo desde la ciudad francesa de Nantes hasta la galesa de Cardiff.

El medio británico informó que el incidente en 1995, cuando "no pudo bajar el tren de aterrizaje" de un Piper Cherokee, un avión que se utiliza para entrenamientos. En aquella ocasión, Ibbotson simulaba una falla de motor y terminó estrellándose con la pista. Aunque su nombre no quedó registrado en el  incidente dentro del Departamento de Accidentes Aéreos de Gran Bretaña (Air Accident Investigation Branch), son varios los medios que confirmaron la información.

Ibbotson contaba en aquel entonces con una licencia básica de piloto privado y tenía 246 horas de experiencia ante de chocar el Piper Cherokee en el aeródromo de Hibaldstow, el 9 de mayo de 1995, hace 24 años.

El medio L'Equipe esclareció uno de los misterios surgidos en las primeras horas de la tragedia: Willie McKay, agente de futbolistas que participó en la transferencia, reveló que la confusión sobre la identidad del piloto se produjo porque Ibbotson había extraviado su tarjeta de crédito y los costos del viaje, como el hotel y los impuestos del aeropuerto, los pagó su colega David Henderson desde Inglaterra.

Comentarios