Este domingo habrá un campeón. Manchester City se enfrenta a Brighton, con la certeza de que si gana dará la vuelta. Por su parte, Liverpool se mide con Wolverhampton con la esperanza de ganar y esperar una mano ajena.

Luego de quedar afuera de la Champions, la Premier League se volvió el objetivo principal para el equipo de Pep Guardiola. Si bien corrió de atrás durante mucho tiempo, de hecho llegó a estar 10 puntos por debajo de los Diablos Rojos, ahora se encuentra un punto arriba. Y si bien corre con cierta ventaja, este domingo se presentará en condición de visitante ante un Brighton que, más allá de encontrarse muy abajo en la tabla, intentará arruinarle el festejo. Por eso Guardiola no se confía y pondrá lo mejor, con Sergio Agüero como titular.

Del lado de Liverpool, esperan un milagro como frente a Barcelona por la Champions. El equipo de Klopp no depende de sí mismo, por lo que deberá ganar y esperar que el City no sume de a tres. Para este último duelo por torneo local, el entrenador alemán expresó que Mohamed Salah estará disponible para recibir al Wolves. Si bien el objetivo está puesto en la final en Madrid, los hinchas quieren festejar el campeonato local que se les hace esquivo desde 1990.

Comentarios