Las semifinales de la Copa del Rey generaba expectativa en España pero también de este lado del Océano Atlántico, contemplando que Alejandro Gómez y Lionel Messi animaban el desafío entre Sevilla y Barcelona. La ida fue 2-0 a favor del equipo del Papu, que puso un pie y medio en la final.

El encuentro se jugó en estadio Ramón Sánchez Pizjuán y los tantos del conjunto andaluz los marcaron el francés Jules Koundé, en el primer tiempo, y el craota Ivan Rakitic, en la parte final.

El cotejo desquite se llevará a cabo el miércoles 3 de marzo en el Nou Camp, y el equipo "Culé" en su estadio tendrá que remontar la desventaja de dos goles si quiere llegar a la final.



Tras un comienzo de estudio, con control del balón de Barcelona, Sevilla se acomodó mejor en el campo y edificó un merecido y rutilante triunfo que lo pone con muchas chances de llegar al partido decisivo.

A los 25 minutos de la etapa inicial, el francés Koundé concluyó una buena maniobra colectiva y marcó el 1 a 0 para Sevilla; mientras que el croata Rakitic, tras otra excelente jugada de equipo, señaló el 2 a 0 final, otro golazo y sin festejarlo por su pasado en Barcelona, a los 40 de la parte final.

En Sevilla, "Papu" Gómez actuó durante todo el encuentro, al tiempo que los otros dos argentinos que integran el plantel: Marcos Acuña y Lucas Ocampos, no jugaron por estar lesionados.

Por su parte, Messi cumplió una buena actuación, pero no lo suficiente para guiar a este pobre Barcelona que está lejos del nivel de antaño y es fácilmente controlado por sus adversarios de turno.

La segunda semifinal de la Copa del Rey la protagonizarán mañana Athletic de Bilbao ante Levante, en el partido de ida a desarrollarse en el estadio San Mamés, en el País Vasco.
 

Comentarios