En el cierre de la sexta fecha, Lucas Biglia vivió sensaciones agridulces. Es que el volante argentino había provocado el primero para Milan, de visitante, ante Empoli, con un fuerte zurdazo que se desvió en Leonardo Capezzi y terminó adentro.

Pero, a 20 del final, y luego de una pésima salida del fondo Rossonero, cometió el penal que ejecutó Francesco Caputo y derivaría en el 1-1 final.

El Pipa Higuaín, lesionado, lo vio desde afuera. Mientras que en otro partido, Sassuolo venció a SPAL por 2-0 con goles de Adjapong y Matri.

Comentarios