Darío Benedetto no solamente atraviesa su mejor momento futbolístico, sino que viene arrastrando inconvenientes físicos, repetitivos, algo que lo dejó muy preocupado ayer ante Paranaense. Desde que comenzó el encuentro, el jugador había reflejado corporalmente que algo no andaba bien a la hora de explotar toda su velocidad y esto terminó por confirmarse a los 38 minutos del primer tiempo, cuando luego de ejecutar un débil remate cruzado con la pierna derecha, miró al banco de suplentes y pidió el cambio. Dos minutos después, en su lugar, ingresó Ramón Ábila.

Benedetto es ayudado por los médicos para salir del campo. Foto: Fotobaires.

A pesar de que este viernes le realizarán estudios médicos rigurosos, para certificar el grado de la lesión, en principio el jugador sufrió una fuerte contractura en el aductor de la pierna derecha. La preocupación y los gestos del jugador a la hora de retirarse al vestuario en el entretiempo, mostraron que su molestia es una lesión, trayendo a la memoria que en el 2018 no la pasó nada bien con este tema. Es que luego de reponerse de una rotura ligamentaria, las dificultades musculares se apoderaron del Pipa, ya que en julio, septiembre y octubre debió reponerse de sendos problemas musculares.

Le marcó los tapones

Nikao en una dura entrada contra el uruguayo Nahitan Nández durante el primer tiempo, le dejó una herida sangrante en la rodilla derecha al jugador. A pesar de haber sido observado por uno de los médicos del plantel, el mediocampista quiso seguir jugando en esa condición y recién fue curado en el vestuario.

Comentarios