Un duro informe dado a conocer por estas horas por la Conmebol complica el futuro de Vélez tras los incidentes protagonizados por sus hinchas en el encuentro de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores frente a Talleres.

Recordemos que los aficionados locales agredieron a sus pares de Talleres que estaban en las plateas, provocándoles, en algunos casos, severas heridas, lo que derivó en que las autoridades de seguridad cordobesas prohibieran que los 10.000 hinchas Velezanos que iban a estar presentes para la revancha del próximo miércoles en el estadio Mario Kempes, asistieran a ese cotejo.



Pese a los graves incidentes, el colombiano Wilmar Roldán realizó un informe en el que se refirió solamente que "el segundo tiempo arrancó un minuto tarde por culpa de Vélez, que se demoró al salir a la cancha después del descanso".

En cambio el delegado del partido, el brasileño Valesca Fistarol De Araujo, fue quien expuso lo que sucedió en el José Amalfitani



"En la tribuna Sur alta hubo un conflicto entre hinchas a golpes de puño, que duró del minuto 55 hasta aproximadamente el 65. Me informaron que la policía se negó a ir hasta el conflicto para resolver el tema y solamente la seguridad privada se involucró en solucionar el tema", expresó.

"La hinchada posicionada en la tribuna popular norte, atrás del banco del equipo de Talleres, lanzó vasos, encendedores y botellas al campo de juego para agredir al equipo adversario y a los oficiales del encuentro en los minutos finales del partido", indicó.



Y posteriormente amplió que "una de las cámaras del in goal del VAR fue arrojada de su sitio por disturbios en la platea sur alta. La cámara estaba fija, amarrada a la tribuna. Los disturbios hicieron que la cámara se moviera. No se cayó porque estaba amarrada. Luego, el asistente no pudo ingresar a corregir su posición porque los accesos estaban bloqueados".

"Y el sector delimitado para gente de Conmebol en la platea norte baja fue ocupado por hinchas de Vélez que insultaron a los invitados", cerró el informe De Araujo, lo que podría derivar en sanciones para el club de Liniers.

Comentarios