Sorprendió y defendió a un colega. Carlos Bianchi, quien desde su último paso por Boca está viviendo en Francia, brindó una entrevista radial a un medio local galo y sus dichos causaron revuelo en Argentina. Es que el Virrey recordó una anécdota cuando dirigía al Xeneize en la Copa Libertadores 2000 ante Palmeiras y que, estando suspendido, bajó al vestuario en el viejo Pacaembú para hablar con sus jugadores en el entretiempo.

"Fui expulsado en la final de ida y la revancha la seguí desde una cabina. Y en el medio tiempo bajé para hablar con los jugadores...", reconoció un Bianchi que dialogó sin pelos en la lengua y que, con sus dichos, sorprendió a propios y extraños.

La historia tras esa acción de Bianchi terminó en el partido igualado sin goles y con la definición desde el punto del penal, donde el Xeneize se impuso por 4-2 y levantó el trofeo internacional por primera vez con el Virrey como entrenador.

Comentarios