Casi como una especie de advertencia, podría afirmarse. River no la ha pasado para nada bien durante la primera parte en el Ducó y lo que le sucedió a Franco Armani, a pocos minutos de iniciarse el encuentro, podría encuadrarse con haber empezado la noche con el pie izquierdo

Es que el arquero protagonizó una graciosa situación que pudo haber terminado en un gran susto y hasta incluso podría haber derivado en que se pierda el partido ante Huracán. 

Cuando el Millonario se disponía a ingresar al campo de juego, Armani se resbaló en la escalera que conducía al equipo al campo de juego y casi pega el golpazo de su vida. De no haber sido por la oportuna intervención de de Bruno Zuculini y las barandas de la escalera, el arquero podría haberse lesionado y perderse el partido de una manera insólita.

Comentarios