Además del tremendo cambio que provocó en la vida de todos, la pandemia del coronavirus dejó historias dolorosas y propias de un guión de película. Y este caso entra en ese parámetro. Es que el Maestro ajedecista Marcelino Huenul falleció el pasado miércoles 11 de noviembre como consecuencia de las complicaciones ocasionadas por haberse contagiado de Covid-19, sin saber que se había consagrado campeón.

El neuquino, de 71 años y que tuvo el privilegio de algunas vez jugar una partida con el gran Bobby Fischer, estaba internado debido al coronavirus desde mediados de octubre, situación de la que no pudo salir, desembocando en su lamentable muerte.

 

Pero lo increíble de la situación es que Huenul, que participaba todos los meses de torneos en los que participaban grupos de ajedrecistas de la provincia, terminó ganando el mismo gracias a la enorme ventaja que había sacado en la primera mitad del certamen. Por desgracia, el malogrado Maestro nunca supo de su póstuma victoria. 

Marcelino mantuvo intacta su pasión por el ajedrez hasta sus últimos días.

“Fue algo muy loco”, contó Emiliano Sapag, jugador aficionado del Club Santafesinos y Ajedrez a La Mañana de Neuquén“A él lo internan a mediados de octubre, y sin poder jugar medio mes, terminó en primer lugar por todo lo acumulado en la primera quincena. Ganó mientras estaba en coma”, agregó.

Comentarios