Un café ubicado en Inglaterra puso a la venta unas galletitas llamadas Ronaldo en la que se ven dos figuras teniendo sexo. Las "cookies" generaron risas e indignación entre los clientes, ya que a algunos les pareció gracioso y otros lo criticaron al decir que con eso "glorifican la violación".

Las galletitas fueron muy criticadas en redes sociales.

El dueño del local inglés salió a defenderse de las críticas a través de sus redes sociales: "Nuestra idea fue hacer 30 galletas y jugar con la situación con nuestros amigos y clientes, lo que fue bien aceptado y todos encontraron la broma. ¡Solo un día!", expresó.

Comentarios