El escándalo finalmente explotó. El conflicto entre Javier Castrilli y los árbitros en Chile está cada vez más difícil. El ex juez internacional y actual presidente de la comisión arbitral de ese país despidió a 11 profesionales por amenazar con ir a un paro gremial.

Cuatro de ellos tienen estándar FIFA, como los casos de Julio Bascuñán -se está preparando para ser árbitro VAR en el Mundial de Qatar 2022-, Cristian Garay, Piero Maza y NIcolás Gamboa. Además, se han sumado a esta lista Felipe Jara, Alejandro Molina, Claudio Urrutia, Felipe Jerez, Héctor Jona, Franco Arrué y Constanza Salinas. 

Estos cortocircuitos viene de hace mucho tiempo, pero terminó de explotar post eliminación de la Selección de Chile de las Eliminatorias. En el fútbol chileno señalan a Castrilli de haber llevado adelante una promoción apresurada de árbitros jóvenes que, por el momento, no dieron resultados. Además de que no hubo rendimientos positivos en partidos importantes, se terminó nivelando para abajo en las competencias trasandinas.

El gremio arbitral tiene varias demandas. En primer lugar, reclaman la falta de participación de los árbitros de más experiencia, como los casos de Tobar y Bascuñán. En cuanto a lo sindical, reclaman despidos injustificados, inexistencia de contratos laborales, irregularidades en el fútbol formativo y denostación hacia las árbitras.

Comentarios