En un hecho sin antecedentes, Los Andes no se presentó a jugar el partido programado para este miércoles ante Tigre por los 32vos de final de la Copa Argentina en el estadio de Morón. El conjunto de Lomas de Zamora tomó esa decisión como forma de protesta contra la organización del torneo y los organismos de Seguridad que cambiaron la sede original y ordenaron disputar el encuentro a puertas cerradas.

Originalmente, el duelo iba a jugarse en el estadio Néstor Díaz Pérez, pero el último martes el Municipio de Lanús rechazó la posibilidad de que el cotejo se desarrolle dentro de su jurisdicción argumentando el “alto riesgo” que implicaba recibir parcialidades de ambos equipos.

Entonces, las autoridades decidieron pasar el partido al estadio de Nuevo Francisco Urbano de Morón y, además, determinaron jugarlo a puertas cerradas.

“Ante la imposibilidad de asistencia de los y las hinchas Milrayitas, Los Andes mantiene su postura expresada (el martes último) a las autoridades: nuestro club no irá donde no pueda ir su gente”, manifestó el club en el comunicado publicado en sus diferentes redes sociales.

Mientras tanto, el plantel de Tigre se trasladó hasta el estadio, presentó su planilla y cumplió todos los pasos protocolares para disputar el partido que estaba programado a las 20. Los Andes nunca llegó. De hecho, el equipo se había entrenado esta mañana en el predio de Villa Albertina y luego los jugadores habían sido liberados.

Fue así como los dirigidos por Diego Martínez saltaron al campo de juego y esperaron los 15 minutos reglamentarios, sin rival a la vista. Pasado ese lapso, el árbitro Lucas Comesaña los mandó al vestuario y elaboró el informe que será elevado al Tribunal de Disciplina de AFA para que resuelva en consecuencia.

Se espera que las autoridades decidan darle por ganado el encuentro a Tigre y que el equipo de Victoria avance a los 16vos de final, instancia en la que se medirá ante Deportivo Madryn, que dejó en el camino a Huracán.

Comentarios