Un caso estremecedor conmueve al fútbol de Swazilandia, África. El futbolista nacido en Burundi, Papy Faty, de 28 años y que defendía los colores de Malanti Chiefs, falleció a causa de un infarto en mitad de un partido ante Green Mamba en el Killarney Stadium.

El jugador se desplomó en el campo de juego y no pudo ser reanimado por los médicos del estadio, que lo trasladaron de urgencia al hospital más cercano, donde murió.

El día anterior al trágico partido, Faty había anticipado su muerte en una entrevista que le brindó a un medio de prensa gráfico local ya que él sabía que tenía problemas cardíacos y aún así no se resignaba a dejar de jugar.

 

Comentarios