El debate por lo sucedido entre Marcelo Gallardo y Andrés Marcelo Herrera, durante el empate de River en el Monumental, continúa y siguen apareciendo protagonistas que opinan al respecto. Esta vez fue Oscar Ruggeri quien, durante el programa ESPN F90, habló y brindó su punto de vista con una clara explicación.

"Estaba caliente... No se calentó porque el pibe dejó picar la pelota. Primero hay que decir que le tiraron un misil. Pero Gallardo no se enojó con Herrera, él venía medio enojado por lo que estaba pasando con el equipo. Se desahogó ahí. ¿Con quiénes se desahogan los técnicos? Con los laterales o volantes que andan por ahí cerca", aseguró el Cabezón.

Luego irrumpió en escena Carlos Aimar, quien expresó: "No me sorprendió, no lo hizo con mala intención". Y Ruggeri respondió: "¡Qué se va a sorprender si estos nos pegaban unos cachetazos para despertarnos!". Diego Fucks también se metió en la polémica y comparó la situación con una acción de Marcelo Rondina durante el partido con Boca: "Insultó de arriba a abajo a un futbolista porque no estaba haciendo lo que quería"

En tanto, Juan Simón dijo que "sabía lo que iba a pasar y por eso se calienta". "Es una calentura por todo lo que estaba pasando", reiteró el excapitán de la Selección argentina. "Hay otros desahogos, cuando tiran las botellas al piso. ¿Cuántos técnicos tiraron una botella?. No es porque el pibe no salió a anticipar, es que el equipo no le está rindiendo lo que quiere él", continuó.

Y cuando Sebastián Vignolo preguntó si Gallardo también se lo hubiera hecho a Enzo Pérez, Ruggeri no dudó: "Justo era el pibe... Le calzó todo. ¡Más vale! Si era Enzo Pérez no le hacía eso, porque no trataría así a un tipo de experiencia".

Para finalizar, Ruggeri agregó: "Vos estás jugando y por ahí pasaste por al lado del banco y lo viste así y decís 'aaah, no'. Es bravo". Y sobre lo difícil que es la adaptación para los refuerzos, como es el caso de Herrera, remarcó: "Para los refuerzos, estás viniendo a un equipo que viene de ganar con un entrenador que no te deja... Donde hiciste algo mal vas para afuera, llámese como se llame. Hay una presión de demostrarle al técnico todo el tiempo, cuando tienen la oportunidad. Le quieren demostrar todo, entonces a veces no tienen esa pausa para meter ese pase. Quieren jugar a una velocidad en la que hay que estar bien. Lo hacen de ansiosos, de querer terminar la jugada".

Comentarios