La presencia de Lionel Messi y de Luis Suárez no pasó desapercibida este fin de semana para los turistas que estaban en el hotel de Ibiza que pertenece al capitán de la Selección argentina. Fueron varias las personas que se acercaron con el objetivo de llevarse un saludo o una foto de sus ídolos. Relajados y sonrientes, los futbolistas accedieron a los pedidos de los fanáticos y sus buenos gestos se viralizaron en las redes sociales.

Uno de los videos que trascendió es del momento en el que una mujer se acerca a Messi, quien charla muy tranquilamente dentro de la pileta con otro jugador argentino: Germán Denis. 

Lejos de mostrarse molesto por la interrupción, la Pulga cumple con el pedido de la fanática y le envía un saludo a sus cuatro hijos. “Hola Malena, Matías, Benjamín y Julián les mando un beso grande, espero que anden bien y lo mejor”, dice sonriente ante la cámara del celular.

En otro momento de la jornada, el rosarino intentó ir a almorzar junto a Luis Suárez y otros invitados, pero la caminata hasta la mesa elegida no fue fácil. En el camino, los dos futbolistas fueron abordados por una gran número de seguidores que querían fotos con ellos y pareció generarse una situación de descontrol en el restaurante. Sin embargo, esta vez tampoco hubo mayores problemas: los ex Barcelona posaron gustosos con todo aquel que se cruzó en el camino.

Queda claro que Messi y sus amigos atraviesan unos días de mucho relax, diversión y buena energía. No hay espacio para el mal humor ni las molestias, todo es alegría antes del comienzo de un semestre en el que afrontarán serios compromisos y en el cual tendrán como gran objetivo la preparación para el Mundial de Qatar 2022.

Messi, Suárez, Fabregas y dos fanáticos posan en Ibiza.
Messi y tres jóves se sacan la foto soñada.

En tanto, Messi deberá reincorporarse en los primeros días de julio a los entrenamientos del PSG, Suárez aún no tiene destino definido. ¿Será River?

Comentarios