La Premier League sufrió un nuevo episodio de conmoción cuando un hincha tuvo un infarto en Watford-Chelsea y fue asistido gracias al aviso desesperado de un futbolista. El aficionado se descompensó en las tribunas pero Marcos Alonso avisó y fue estabilizado por  los médicos. Luego lo trasladaron a un hospital para control y una vez que todo se normalizó el partido se reanudó. 

El partido se detuvo a los 11 minutos para la asistencia médica de un simpatizante local, en una de las tribunas del Estadio Vicarage Road.

El español Alonso fue quien percibió el clima anómalo que se vivía en la tribuna.

Cuando transcurrían pocos minutos y la chapa aún estaba 0 a 0, el español Alonso alertó frenéticamente al personal médico del Chelsea sobre un incidente y los médicos de los Blues corrieron por la cancha para abordar la situación. Le realizaron RCP al hombre que se desvaneció y lograron estabilizarlo. El paciente, una vez recompuesto, fue retirado del recinto y trasladado en una ambulancia a un hospital.

Todos miraron hacia una de las gradas. El árbitro David Coote llamó a los capitanes (Moussa Sissoko y César Azpilicueta) para interrumpir el encuentro de inmediato.

El capitán local también participó de la decisión de suspender el partido.

En tanto que los futbolistas, cuerpos técnicos y asistentes se retiraron del campo de juego. Después de 23 minutos fuera de la cancha y al confirmarse el panorama positivo del hincha, los protagonistas regresaron a la cancha, los jugadores realizaron un calentamiento de cinco minutos y el cotejo se reanudó. 

“Los pensamientos de todos en el Chelsea Football Club están con el aficionado y todos los afectados. Nuestro agradecimiento al personal médico de Vicarage Road por su rápida respuesta”, publicó en sus redes el equipo londinense.

“Los jugadores han regresado al campo en preparación para la reanudación del juego. Nuestros pensamientos están con el fan, que tuvo un paro cardíaco pero ahora se ha estabilizado, y todos los afectados. Gracias al personal médico, a los jugadores y a los aficionados por su rápida respuesta”, expresó, por su parte, el Watford.

Recordemos que este fue el segundo altercado médico que se da en las gradas de la Premier League esta temporada. Fue el futbolista español Sergio Reguilón el que advirtió de una urgencia médica en una tribuna durante la disputa del Newcastle-Tottenham. “Al arbitro le dije que se estaba muriendo alguien y casi me saca amarilla por protestar”, aseguró el lateral izquierdo de los Spurs rememorando los hechos.

Comentarios