El futbolista chino Wei Shihao, delantero de 23 años, fue suspendido por un mes y podría ser despedido por el club Guangzhou Evergrande por haberle fracturado la tibia a un adversario jugando para el seleccionado de su país.

La prensa china destacó este miércoles la sanción impuesta por el club a Wei, quien se perderá al menos cuatro partidos de la Superliga china y dos partidos de la Liga de Campeones asiática.

Además, el equipo considerará si despedir o no al jugador de manera permanente después de su suspensión, según señaló la agencia de noticias EFE.

La acción en cuestión se produjo en un partido de la Copa de China contra Uzbekistán, cuando Wei le cometió una fuerte infracción desde atrás a Otabek Shukurov, quien sufrió la fractura de tibia, siendo sólo amonestado por la falta.

Tras el partido, Wei visitó el hotel del equipo de Uzbekistán y se disculpó con Shukurov, ante quien aseguró que no esperaba que la entrada "pudiera causar una lesión tan grave". No obstante, Guangzhou Evergrande consideró que las disculpas no fueron suficientes y que el castigo debe ser más severo.

Así, en un comunicado, el máximo ganador de la Superliga china señaló que Wei "debería reflexionar profundamente sobre sus acciones" y explicó que estudiará despedir al futbolista, quien se unió al Evergrande a principios de este año procedente del Beijing Guoan. 

Comentarios